Estudios

Si quiere adquirir números completos de la revista, vaya al apartado Revistas

Volver al listado
5.00 €

Año

2010

Fecha

MARZO-ABRIL

Número

718

Páginas

621 - 628

Sección

DICTÁMENES Y NOTAS

Título

HIPOTECA EN MANO COMÚN.

Autor

QUESADA PÁEZ, ABIGAIL

Resumen

Actualmente acaba de plantearse el problema de la posibilidad de la inscripción en una hipoteca con pluralidad de acreedores, sin especificar cuotas indivisas para cada uno. Se trataría de una comunidad de tipo germánico o en mano común en que todos y cada uno de los acreedores serían titulares del derecho de hipoteca y tendrían que actuar al unísono para ejercitar su derecho.
En la doctrina hipotecarista se ha producido una división de opiniones, entendiendo unos autores que es posible la existencia de tal comunidad, en cambio otro sector niega dicha posibilidad.
Los partidarios de aceptar la figura de la hipoteca en mano común argumentan la posibilidad basándose en que únicamente sería necesario articular un régimen adecuado para su ejecución.
Además indican que la hipoteca nunca es objeto directo de negocios jurídicos, embargos, etc., pues estos recaen sobre la propia situación crediticia garantizada y se extienden automáticamente a las garantías. También señalan que para cancelar la hipoteca tampoco resulta necesario la fijación de las cuotas, porque la hipoteca subsiste íntegra mientras no se pague toda la obligación garantizada.
Igualmente argumentan que facilitarían en gran manera el mercado hipotecario.
Otro sector doctrinal, en cambio, insiste en la necesidad de la fijación de cuotas o porcentajes en los derechos, diciendo que en nuestro Derecho, la comunidad germánica es excepcional y sólo está admitida en muy contados casos.
Cabe también una postura intermedia, que sería precisando la titularidad por cuotas pero pactando el ejercicio conjunto de la acción.

Abstract

The problem has just recently been raised of the possibility of registering a mortgage featuring a plural group of lenders without specifying indivisible shares for each lender. This would be a Germanic type of community, a commonality of mortgage holders, in which each and every one of the lenders would be the holder of the mortgage right, and they would all have to act in unison to exercise their right.
Opinion in mortgage doctrine is divided. Some authors feel that such a community may exist, while another sector denies that possibility.
The partisans of allowing common mortgages to exist argue for the possibility on the basis that all that would be necessary would be to set up an appropriate foreclosure procedure. In addition, they point out that the mortgage is never the direct object of legal acts, attachments, etc., as such things pertain to the secured credit situation and are extended automatically to the security. These thinkers also say that it is not necessary to define shares in order to cancel the mortgage, either , because the mortgage remains in force, in its entirety, until the whole secured obligation has been paid off.
Likewise, they argue that such mortgages would greatly facilitate the mortgage market.
Another sector of doctrine, on the other hand, insists on the need to split rights into shares or percentages. They say that in Spanish law the Germanic community is exceptional and is accepted only in very few cases.
There is also room for an intermediate posture, which would be to specify shares of holdership but to accord joint exercise of action.

Palabras clave

HIPOTECA. PLURALIDAD DE ACREEDORES.

Key words

MORTGAGE. PLURAL GROUP OF LENDERS.

Sumario

Descargar

Utilizamos cookies propias y de terceros para evaluar el uso que se hace de nuestra página Web y la actividad general de la misma, así como para permitirle compartir contenidos a través de las Redes Sociales. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.